El caballo: Una herramienta para procesos pedagógicos

El caballo evoca muchas sensaciones en quien tiene la oportunidad de admirarlo: nobleza, energía, elegancia, belleza, destreza, inteligencia, agilidad, fortaleza, libertad, atributos que despiertan un gran número de emociones  afectando positivamente de muchas maneras la psiquis humana.

En el área cognitiva nos aporta grandes beneficios, ya que existen muchas actividades pedagógicas que se pueden desarrollar en el medio ecuestre, a través de la práctica de una disciplina deportiva así como de juegos lúdicos, donde interviene este noble amigo nos permite aprovechar al máximo los atributos que posee como fuente de estimulación,  abordando de una manera integral al individuo.

La capacidad que tienen de favorecer el neuro-desarrollo queda demostrado cuando vemos cómo puede ayudar a centrar la atención, a desarrollar el lenguaje, a realizar razonamientos lógicos, mejorando los periodos de concentración factores que evidencian sus virtudes promoviendo el aprendizaje.

El  paseo a caballo provee una entrada sensorial  a través de la base de la columna vertebral por donde se percibe el movimiento variable, rítmico y repetitivo, que transmite el caballo al cuerpo, la respuesta, es el movimiento  resultante en el jinete semejante a los movimientos humanos de la pelvis cuando se camina, la variabilidad de la marcha del caballo posibilita terapéuticamente regular el grado de intensidad de estímulos que recibe  quien lo monta gracias a esto es capaz de enseñarnos a caminar o a recuperar la movilidad a personas que requieran rehabilitación física.

Los usuarios responden con mucho entusiasmo a esta experiencia de aprendizaje divertida fuera de lo común, estructurada de una manera muy profesional tienen la oportunidad de disfrutar compartiendo en un medio natural, ya que emocionalmente esta interacción mejora notoriamente su estado de ánimo.

 Físicamente la equitación puede mejorar el equilibrio, la coordinación de movimientos el tono muscular así como la fuerza, habilidades o destrezas como el control de la motricidad fina que es necesaria para el desarrollo de la escritura se ve muy favorecida. Al ser un ejercicio aeróbico fomenta la oxigenación de los tejidos y por supuesto del cerebro favoreciendo la nuero-plasticidad. También puede afectar positivamente a las funciones de comunicación y de comportamiento en personas de todas las edades.

Las actividades asistidas con caballos, como la, Equitación en sus diferentes modalidades, la Estimulación Adecuada, la Equinoterapia o el Coaching, están ganando en los últimos años una creciente divulgación como oferta recreativa, terapéutica y de superación personal,  esto quizá sea por las múltiples bondades que ofrecen. Estos beneficios, así como por el atractivo que supone montar a caballo, el contacto con los animales en la naturaleza o la participación en una actividad muy emocionante, hacen que las actividades con caballos se conviertan en una interesante oferta a considerar, tanto por sus efectos pedagógicos, estimulantes y terapéuticos como por sus posibilidades  recreativas o deportivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *